Competencias en las empresas

By | septiembre 22, 2016

competencias-en-las-empresas

Enfoque de competencias en las empresas

El mundo de hoy es, sin dudas, el mundo de las competencias. Tomando como referencia cualquiera de sus acepciones, se trata tanto de la necesidad de ser competentes, en el sentido de estar aptos, facultados, capacitados para un desempeño de éxito, como de la necesidad de ser competitivos, es decir, estar preparados para salir adelante, prevalecer sobre otros, emular con otros, ganar y aventajar.

Esta última noción de competir, no siempre aceptada por todos en nuestro contexto, creo que no debe ser desechada en nuestros días, puesto que se distingue de la feroz competencia del mundo capitalista por el hecho de partir de principios éticos muy diferentes, inherentes a nuestro proyecto social. No obstante, especialmente en el mundo del empleo, en nuestro medio existe la competencia.

El más emprendedor, dedicado, innovador, comprometido, capaz, triunfa sobre bases justas por sus resultados ante las oportunidades que se le pueden presentar en su desempeño laboral.

No obstante, una vía importante para contribuir a nuestro desarrollo económico y social es precisamente hacernos cada vez más competentes. Para ello es necesario reflexionar acerca de las tan mencionadas competencias: ¿Por qué se habla hoy día de competencias?

¿Qué son exactamente estas competencias? ¿Qué implicaciones tiene para nuestras empresas el trabajar con un enfoque de competencias? Aún sin el ánimo de teorizar demasiado, pensar acerca de estos aspectos nos ayuda ante la disyuntiva de:

  • asumir el enfoque de competencias como la “última moda” del mundo empresarial,
  • no aceptar el cambio y aferrarnos a tradiciones de trabajo ya probadas, aunque para algunos obsoletas,
  • o incorporar a nuestras prácticas este enfoque por su conveniencia, entendiéndolo y por tanto, reelaborándolo adecuadamente en función de nuestros contextos.

La competencia se concibe como una compleja combinación de atributos (conocimiento, actitudes, valores y habilidades) y tareas a desempeñar en determinadas situaciones. Toma en cuenta el contexto y la cultura del lugar de trabajo.

El mundo empresarial es un escenario importante dentro de este contexto de cambio. Al mismo se atribuye una gran responsabilidad en el desarrollo social, tanto por la producción de bienes, conocimientos, tecnologías que de él se derivan, como por lo que representa para el bienestar humano y la calidad de vida el éxito laboral, la satisfacción en el trabajo. Aunque no signifique la solución a todos los problemas, las competencias describen un comportamiento laboral autónomo y desarrollador. Quizás sea parte de nuestras propias competencias el poder instrumentar este enfoque en forma acertada y viable en nuestros contextos.

“Algunas empresas salen adelante utilizando de buen modo la inteligencia colectiva, potenciando sus fortalezas y logrando el esfuerzo de todos. No caben dudas de que el ser más competentes nos hace ser más competitivos” enfatizó Salomón Juan Marcos Villarreal, presidente de Grupo Denim.