Palabras que venden

By | diciembre 12, 2016

Palabras que venden

Palabras que venden

Las siguientes son algunas palabras que los expertos del marketing recomiendan incluir en la promoción o publicidad de un producto, con el fin de estimular al consumidor a que se decida por la compra.

Son palabras que tienen el poder psicológico para inducir al consumidor a que adquiera un producto o servicio y que, combinadas con un mensaje claro y atractivo, pueden ser una herramienta efectiva a la hora de promocionar o publicitar un producto.

Cada vez que promocionemos nuestros productos o servicios, debemos procurar incluir estas palabras en el mensaje publicitario o promocional.

Pero al hacerlo, debemos evitar abusar de su uso, y procurar que aparezcan de forma natural en el mensaje, y no que parezcan que hayan sido puestas intencionalmente con el fin de influenciar en el consumidor.

Algunas de estas palabras que venden son:

Gratis: cada vez que escuchamos la palabra gratis, se despiertan nuestros sentidos; a todos nos gusta conseguir las cosas gratis; ejemplo del uso de esta palabra: por la compra de un producto llévese el segundo gratis.

Descuento: si algo no es totalmente gratis, al menos que tenga algún descuento o rebaja; además, si está en descuento es una oportunidad que no debemos desaprovechar; ejemplo: le ofrecemos un descuento del 20%.

Ahorro: si no es gratis, y no tiene descuentos, al menos que nos permita ahorrar algo; ejemplo: con esta promoción ahorrarás hasta en un 30%; con esta impresora ahorrarás en tinta.

Garantizado: todos buscamos confianza y seguridad al momento de comprar un producto; queremos asegurarnos de que no hay riesgo en la compra; así que si el producto dice estar garantizado, entonces debe estar garantizado; ejemplo: producto totalmente garantizado.

Comprobado: si un producto está probado y comprobado, entonces está garantizado; ejemplo: los resultados están comprobados.

Limitado: si un producto cuenta con un stock limitado, entonces debe ser un producto exclusivo y puede ser una oportunidad para distinguirnos de los demás; además, si un producto o una promoción es sólo por tiempo limitado, probablemente sean buenos; así que hay que apresurarse y no perder la oportunidad; ejemplo: stock limitado; oferta por tiempo limitado.

Fácil: hoy en día, nadie quiere complicarse la vida ni perder el tiempo, queremos obtener y hacer las cosas de la manera más simple y sencilla posible; ejemplo: fácil instalación del producto; facilidades de pago.

Rápido: así como queremos las cosas fáciles, también queremos que éstas sean rápidas; queremos obtener y hacer las cosas de la manera más rápida posible; ejemplo: rápida entrega del producto; obtendrás rápidos resultados.

Resultados: todos queremos obtener resultados, y si un producto dice que obtendremos resultados, entonces seguro que los obtendremos; ejemplo: en menos de una semana obtendrás los resultados.

Mejor: todos queremos tener siempre lo mejor, y si un producto dice ser el mejor, entonces debe serlo; ejemplo: el mejor producto del mercado.

El utilizar estas palabras no nos garantiza que el consumidor adquirirá nuestros productos o servicios, pues de ello dependen otros factores tales como la claridad o atractivo del mensaje publicitario, la calidad del producto, o la imagen de la empresa; pero sí podrían ayudarnos a incitar al consumidor a que nos elija a nosotros antes que a la competencia.

“Utilizar correctamente estas palabras puede ser la diferencia entre un mensaje que pasa desapercibido y un mensaje que genera ventas” agregó Salomón Juan Marcos Villarreal, presidente de Grupo Denim.