Naming

By | marzo 1, 2017

naming

Naming: cómo elegir el nombre de una marca, empresa o negocio

En anteriores artículos, ya hemos dado alguna pincelada sobre cómo escoger el nombre de nuestra marca. Para conseguir esto, se usa el Naming.

Es posible que a todos nosotros nos suene más el término Branding, pues se atribuye este nombre al proceso en el que se construye la marca de una empresa. Es decir, se desarrolla la identidad corporativa para “lanzar” nuestra empresa al mercado y lograr que ésta se posicione en el mismo, llegando a ser referente de todo el público objetivo.

Para ello, es imprescindible tener un buen plan de marketing y comunicación.

Todo esto está muy bien pero no es suficiente. Es necesario trabajar en la elección de nuestro nombre de marca. A todas las técnicas empleadas para tal fin se las denomina Naming.

Qué es el Naming

La palabra Naming proviene del inglés, siendo su traducción denominación o nombramiento. Se trata del primer paso que se debe de hacer para dotar de significado a nuestra marca. Puede parecer algo sencillo y puramente simbólico, pero la importancia de hacer bien este trabajo es muy elevada.

El nombre de nuestra marca será la primera impresión que tengan de nuestro negocio todas las personas, por lo que es imprescindible transmitir bien todos los valores que nos hayamos propuesto en un principio.

En primer lugar, hay que tener claro que el nombre que elijamos ha de ser claro y conciso, con facilidad para su pronunciación y escritura y que resulte atractivo para la persona que lo escucha.

Herramientas para el Naming

Algunas de las herramientas más útiles para este proceso son los diccionarios. Consultando las palabras claves de nuestro negocio en ellos, podremos obtener información sobre el significado, el origen etimológico, sinónimos, etc. de las mismas.

Además de los diccionarios, podremos consultar otras páginas que nos darán información sobre la disponibilidad de dominios. Estos resultados también nos resultarán útiles para la labor que tenemos entre manos.

Algunos consejos que a la hora de elegir tú nombre de marca podrían serte de gran utilidad. Tu nombre debería cumplir alguno de estos aspectos, sino todos:

✅ Debe de ser un nombre nuevo, único y diferente a todo lo existente. La lucha por la diferenciación debe de empezar desde el primer momento. Tu nombre tiene que evocar a la diferenciación y novedad.

✅ El nombre deberá de ser sugerente. Con él, cualquier persona que lo escuche deberá de pensar en lo que queremos que nuestro nombre sugiera.

✅ Sería interesante, que tuviese flexibilidad. Es decir, que se pueda extender a otros sectores o categorías, pues aunque empecemos nuestro negocio enfocados a un sector, nunca sabremos qué nos deparará el futuro. Si nuestro nombre es demasiado explícito y poco flexible no podremos aprovecharlo para otras categorías.

✅ Fácil de pronunciar, leer y escribir. Independientemente del país en el que vayamos a operar, nuestro nombre debería de tener facilidad para ser pronunciado y escrito.

✅ Como ya hemos mencionado, tendremos que vigilar que tanto su registro como los posibles dominios estén disponibles para nosotros. Si elegimos un nombre que no podremos utilizar en nuestro dominio, las labores de posicionamiento se verán afectadas negativamente.

✅ En relación al punto anterior, siguiendo en la línea del posicionamiento, es aconsejable que el nombre sea corto.

✅ También tendremos que evitar connotaciones y/o asociaciones negativas. El nombre no deberá de sugerir nada negativo.

✅ Muchas empresas tienen un cierto bagaje con historias aprovechables para la creación del nombre. Si la tuya es una de ellas, no lo dudes y aprovecha esa oportunidad. No encontrará nada más adecuado para tu negocio que la propia historia del mismo.

“El naming cualquier persona ajena a nuestro negocio identifique rápidamente nuestro producto/servicio con tan solo escuchar nuestro nombre de marca” añadió Salomón Juan Marcos Villarreal presidente de Grupo Denim.